junio 11 2021 0Comment

Madrid, Málaga y Barcelona necesitan más de 1.000.000 de viviendas sociales para hacer frente a la demanda

España ha sido tradicionalmente un país de propietarios y esto explica que el porcentaje de hogares que vive en régimen de alquiler sea inferior al del resto de países europeos: según datos de Eurostat, un 23,8% de españoles vive en régimen de arrendamiento frente al 30,2% de media de la Unión Europea y el casi 50% de países como Alemania.

Pese a que aún es un mercado pequeño en comparación con nuestros vecinos europeos, el alquiler es una opción habitacional que está ganando cada vez más fuerza en España, especialmente tras la crisis de 2008, cuando muchos españoles se decantaron por esta forma de vida ante la imposibilidad de acceder a una vivienda en compra.

Desde entonces este mercado no ha dejado de crecer. Es por ello por lo que desde ASVAL insistimos en que es imprescindible que Administración y sector impulsen el desarrollo de un verdadero parque de vivienda en alquiler en sus diferentes modalidades, pero sobre todo social y asequible. Actualmente, la vivienda socialsupone tan solo el 2,5% del parque de vivienda total en España, muy por detrás del 10% de media de la Unión Europea, y del 24% y el 30% de países como Austria y Países Bajos, respectivamente.

GRÁFICO: Porcentaje del parque total de vivienda destinado a vivienda social. Fuente: Observatorio de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana

Según un estudio desarrollado por Atlas Real Estate y Gesvalt, en España es necesario desarrollar más de un millón de viviendas en alquiler asequible. De acuerdo con este informe, las ciudades que presentan una mayor demanda por este modelo de vivienda en alquiler son Madrid, que precisaría de casi 215.000 inmuebles nuevos; Málaga, que requeriría unos 136.700; y Barcelona, que necesita casi 129.000. A estas tres provincias se les suman Sevilla, con algo más de 71.000 viviendas asequibles necesarias; Valencia y Cádiz, con unas 60.000 respectivamente; y Alicante, con cerca de 40.000. También presentan una alta demanda regiones como GranadaMurciaSanta Cruz de Tenerife o Las Palmas.

Es un problema de ingresos, no del precio del alquiler 

De acuerdo con este informe, entre 500.000 y 600.000 familias destinan más del 50% de sus ingresos al pago del alquiler. Estas familias se encuentran en el segmento de menores ingresos de la población, y aunque la crisis económica derivada del Covid-19 ha empeorado su situación, dedicaban un elevado porcentaje de sus ingresos incluso en tiempos de bonanza económica y mejora de los salarios. Esto muestra que el problema es de ingresos de las familias, y no de precios del alquiler.

Se trata, pues, de un problema estructural que debemos enfrentar. Para ello, el propio Fondo Monetario Internacional señala que la “herramienta política inmediata más poderosa” son las ayudas directas a estos colectivos.

Desde ASVAL ya solicitábamos hace meses la creación de un fondo de ayudas públicas directas de 700 millones de euros para ayudar a las familias con menores recursos a pagar el alquiler, puesto que los impagos se triplicaron a raíz de la pandemia, del 5% al 15%. Ahora, a pesar de la recuperación económica en la que se encuentra España (la economía española crecerá casi un 6% en el 2º Semestre de 2021, según la Comisión Europea) y a las reducciones de los precios del alquiler, estas familias continúan realizando un enorme esfuerzo al pago de las rentas. Es por ello por lo que continuamos insistiendo en la creación de este fondo, que solucione este problema a corto plazo y que sitúe la tasa de esfuerzo de estas familias vulnerables por debajo del 30%.

En el medio y largo plazo lo fundamental es solucionar ese déficit de vivienda en alquiler asequible. Es importante incrementar el parque de vivienda social en España. Para poder desarrollarlo de la manera más ágil y eficaz, desde ASVAL proponemos la aplicación de fórmulas de colaboración público-privada.